Clases de Danza Clásica

Clases de danza clásica

La técnica de la danza clásica es utilizada como base de casi todos los trabajos corporales artísticos debido a la colocación de los diferentes ejes del cuerpo y a la corrección de hábitos posturales además de facilitar el reconocimiento y el dominio del mismo.

La danza clásica es un actividad que no necesariamente tiene que ser realizada por bailarines o para bailar en un escenario, sino, como un trabajo corporal diferente y creativo.

El ballet clásico o danza clásica es una disciplina cuyos movimientos se basan en el control total y absoluto del cuerpo. Requiere concentración y capacidad para el esfuerzo. Participan invariablemente las manos, brazos, tronco, cabeza, pies, rodillas, todo el cuerpo en una conjunción simultánea de dinámica muscular y mental que debe expresarse en total armonía de movimientos.

En nuestra escuela Flow ofrecemos clases de danza  clásica para todas las edades y de todos los niveles.

 

 

 
La Danza clásica o Ballet surgió en Italia, más concretamente en los festines que se hacían en las cortes italianas a finales del siglo XV. Estos festines se realizaban en grandes salas en las cuales el ballet se realizaba en el momento del banquete. En sus inicios,  los números de danza tenían un contenido que buscaba ser alegórico y, normalmente estaba relacionado con la mitología.


 
Más tarde, estos ballets cortesanos italianos fueron desarrollándose en Francia de modo importante. La cumbre de la danza clásica fue durante el reinado de Luis XIV, en el cual  fueron muy importantes el compositor Jean Baptiste Lully y el coreógrafo Pierre Beachamps, quien es considerado el autor de las cinco posiciones básicas de colocación. En este mismo siglo se creó la “Academia Real de la Danza” convirtiendo el ballet en una disciplina profesional.

La corte parisina aportó mucho al ballet, pero se hizo siempre desde un rígido virtuosismo. En cambio, los coreógrafos que trabajaron fuera de París alcanzaron un mayor dinamismo, dramatizando por medio de la danza y el gesto más que por las palabras. De esta fase es representativo Jean Georges Noverre, puesto que para él los movimientos debían fluir naturales y armónicos, y fue algo que trasmitió después a sus alumnos.


 
Poco a poco se desarrolló la danza de puntas, pero no con firmeza hasta que no se inventaron las zapatillas de punta dura. Se inició el periodo del ballet romántico (“Las Sílfides”, “Giselle”…), con historias que no se limitaban exclusivamente a los seres de otro mundo, y en las que las mujeres eran la figura dominante.


 
Con el proceso expansivo europeo que vivió el ballet desde mediados deL siglo XIX en adelante, la escuela bolera de Danza Académica Española hizo que los temas españoles se pusieran de moda en los repertorios de ballets. Marius Petipa cristalizó la esencia española y trabajó junto a Ivanov en una serie de ballets que se convirtieron en obras maestras. En Europa, más concretamente en Rusia siguió siendo tradición y surgieron algunas de las obras más conocidos de la danza académica: “La bella durmiente”, “El lago de los cisnes” y “Cascanueces” sobre música de Tchaikovski. Más adelante, con la aportación de S. Digghilev, los ballets rusos supusieron el inicio del ballet moderno, y surgieron una serie de piezas exóticas,  que incorporaron la temática oriental: “El pájaro de fuego”, “Sheherazade” y “Petruska”. Digghilev llevó más lejos el arte y contrató, además de compositores y coreógrafos, a toda una serie de artistas, poetas, pintores y compositores del oeste de Europa para sus expresivas obras. Su compañía contribuyó mucho al florecimiento del ballet en Europa y América, inspirando la fundación de otras compañías en América, Francia y Reino Unido.

La técnica de las clases de  danza clásica es utilizada como base de casi todos los trabajos corporales artísticos debido a la colocación de los diferentes ejes del cuerpo y a la corrección de hábitos posturales además de facilitar el reconocimiento y el dominio del mismo. Las clases de  danza clásica son una actividad que no necesariamente tiene que ser realizada por bailarines o para bailar en un escenario, sino que también se puede realizar como un trabajo corporal diferente y creativo.


 
El ballet clásico o danza clásica es una disciplina cuyos movimientos se basan en el control total y absoluto del cuerpo. Requiere concentración y capacidad para el esfuerzo. En las clases de danza clásica participan invariablemente las manos, brazos, tronco, cabeza, pies, rodillas, todo el cuerpo en una conjunción simultánea de dinámica muscular y mental que debe expresarse en total armonía de movimientos.

En nuestra escuela Flow ofrecemos clases de danza clásica para todas las edades y de todos los niveles. No necesitas ninguna experiencia previa para poder realizarlas.
 
 

Grupos reducidos - Varios niveles

En todas nuestras clases contamos con grupos reducidos para que puedas aprender y disfrutar al máximo. Además, existen diferentes niveles en todas las clases, de esta forma podrás elegir el nivel que mejor se adapte a tus necesidades.

Disfruta de clases de prueba para decidir cuál es la actividad y el nivel que más te gusta.

Pásate a conocernos, te explicaremos en detalle todas nuestras actividades!!!

Abiertos 11 meses al año

El curso regular se extiende de septiembre a junio, en el mes de julio y septiembre se impartirán intensivos. En agosto la escuela permanecerá cerrada por vacaciones.

A lo largo del curso se ofrecerán talleres intensivos de fin de semana

La escuela está en el distrito de Tetuán (metro de Tetuán o Estrecho); dentro del rectángulo Estrecho, Tetuán, Cuzco, Bernabeu. A dos paradas de Cuatro Caminos y a dos paradas de Plaza de Castilla. Madrid. Flow, tus clases de danza clásica en Madrid.

Si lo prefieres, puedes tomar clases particulares. Ponte en contacto con nosotros y te informaremos.